Menu

Multas de la LFPIORPI

Multas de la LFPIORPI

Abril 26 de 2021

Alejandro Ponce

Recientemente el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha incrementado su actividad de supervisión del cumplimiento de las obligaciones previstas en la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI). Desde el tercer trimestre del 2020 hemos notado que hay un mayor número de Visitas de verificación y de Requerimientos notificados por el SAT en relación con el cumplimiento de la LFPIORPI.

Esto ha derivado también en la imposición de un mayor número de multas por incumplimientos de la Ley antilavado, en muchos casos por varios cientos de miles de pesos, en algunos casos por millones de pesos.

¿Qué verifica el SAT en una visita?

Cuando el SAT practica una visita de verificación de la LFPIORPI, requiere al sujeto obligado que le proporcione diversa información y documentación, cuyo análisis le permitirá conocer al SAT si quien realiza la actividad vulnerable ha cumplido con sus obligaciones o si ha incurrido en incumplimientos.

Los principales incumplimientos que el SAT detecta en las visitas están relacionados con la identificación del cliente, con la solicitud de información acerca del conocimiento del dueño beneficiario, con el envío de avisos y con las prohibiciones del dinero en efectivo.

i) La debida identificación del cliente se cumple cuando, con anterioridad o a más tardar en el momento de la realización de la operación, se integró el Expediente de identificación con todos los requisitos señalados en los Anexos de las Reglas de Carácter General.
ii) La obligación de solicitar información acerca del conocimiento del dueño beneficiario se cumple debidamente cuando se conserva la constancia firmada por el cliente en la que manifiesta si tiene o no conocimiento de dicho dueño beneficiario, esto por cada operación realizada con cada cliente.
iii) El envío de los avisos se tiene por cumplido cuando todas las operaciones objeto de Aviso fueron informadas en tiempo, esto es, a más tardar el día 17 del mes siguiente a aquel en que se realizó la operación.
iv) Se cumple con la prohibición de efectivo cuando solamente se aceptan pagos en efectivo, en moneda nacional o en divisas, por un monto inferior al equivalente a 8025 UMA para inmuebles y 3210 UMA para vehículos, obras de arte, joyas, relojes, metales preciosos, piedras preciosas, boletos para juegos con apuesta, concursos o sorteos, servicios de blindaje de vehículos o inmuebles, y arrendamiento de inmuebles o vehículos.

Pero no basta con haber cumplido puntual y correctamente con las obligaciones, sino que hay que demostrarlo plenamente durante la visita de verificación. El propósito de los verificadores es detectar incumplimientos, y deben cubrir la cuota de multas que les fijan para imponer en las verificaciones; el propósito del sujeto obligado debe ser demostrar que ha cumplido para que no le impongan multas, por lo que no hay que trabajar activamente durante la visita con ese objetivo, ya que cualquier mínimo detalle es tomado en cuenta por los verificadores para señalar que hay incumplimientos.

Los verificadores tienen un comportamiento muy amable durante las visitas, eso no podemos negarlo, sin embargo, nada los desvía de su propósito de imponer el mayor número de multas posible, por lo que el sujeto obligado también debe ser firme en su propósito de demostrar su correcto cumplimiento.

Imposición de multas

Con la notificación de la orden de Visita de verificación inicia un procedimiento administrativo que consta de varias etapas. Inicia con el levantamiento del acta de visita y la solicitud de información y documentación, concluido el levantamiento del acta circunstanciada, se cuenta con un término de 5 días para formular observaciones y ofrecer pruebas por escrito en relación con los hechos asentados en el acta, posteriormente se cuenta con un plazo de 10 días para formular alegatos, después el SAT notifica el inicio del procedimiento sancionador y el sujeto obligado tendrá un plazo de 15 días para realizar manifestaciones y aportar pruebas, finalmente el SAT notificará la resolución en la que impondrá las multas por los incumplimientos detectados que no fueron desvirtuados.

El número de sanciones que el SAT podrá imponer está relacionado con el número de operaciones que revise. De conformidad con la LFPIORPI, las visitas sólo pueden abarcar las actividades realizadas dentro de los 5 años inmediatos anteriores a la fecha de inicio de la visita, por lo que el SAT puede verificar los periodos que desee siempre que se encuentren comprendidos en este lapso. Hay visitas en las que revisan 4 meses, otras en las que revisan un año, y algunas en las que revisan 3 o 4 años.

Por cada omisión relacionada con la identificación del cliente se impone una multa de 200 UMA, por cada incumplimiento relacionado con la solicitud de información acerca del conocimiento del dueño beneficiario se impone una multa de 200 UMA, por cada aviso enviado fuera de tiempo se impone una multa de 200 UMA, mientras que por cada aviso no enviado se impone una multa de 10 mil UMA, así como por cada operación en la que se rebasó el límite del efectivo también se impone una multa de 10 mil UMA.

Para la imposición de multas se toma en cuenta el valor de la UMA vigente en el momento de la infracción.

De tal manera que, si la autoridad detecta 10 incumplimientos relacionados con la identificación del cliente, 10 incumplimientos relacionados con la solicitud de información acerca de la existencia del dueño beneficiario, 10 avisos enviados de forma extemporánea, 1 aviso omitido y 1 operación en la que no se respetó el límite de efectivo, el SAT impondrá 30 multas de 200 UMA y 2 multas de 10 mil UMA, llegando a un total de 26,000 UMA. Si las omisiones son del año 2019, con el valor de la UMA de $84.49, las multas serían de $2’196,740.00

Es cierto que las multas se pueden impugnar pero, mientras se tramita el medio de defensa, el sujeto obligado deberá pagar o garantizar el interés fiscal para que el SAT no llegue a requerir el pago y embargar bienes.

Recomendaciones

Para evitar que los sujetos obligados sufran graves afectaciones económicas, hay tres decisiones importantes que deben tomar:

  1. Si en los 5 años recientes han incurrido en incumplimientos de la LFPIORPI, deben regularizarse,
  2. En las operaciones actuales, deben cumplir de manera puntual y correcta con la LFPIORPI, y
  3. Cuando reciban una visita de verificación o un requerimiento relacionado con la LFPIORPI, deben atenderlo con el objetivo de demostrar el cumplimiento para que el acto de autoridad concluya sin la imposición de multas.

En estas 3 acciones que recomendamos es muy importante la asesoría de expertos en la materia que los ayuden a lograr el objetivo de no ser sancionados.

En Consultoría en Actividades Vulnerables te podemos apoyar para el correcto cumplimiento de la LFPIORPI, así como en la atención de visitas de verificación o de requerimientos.

banner prevent